domingo, 27 de marzo de 2016

¿Cómo prevenir la gripe?

Aunque puede aparecer en casos aislados, lo usual es que la gripe venga por estaciones y durante el año aparezcan tres o cuatro brotes importantes. De naturaleza generalmente viral, tiene una tasa de contagio muy alta, normalmente a través del aire.
Luego que el mal está hecho, no queda otro remedio que guardar cama y medicarnos contra los síntomas hasta que la gripe pase, y aislarnos de los demás para no transmitir la enfermedad.
Como la medicina asiática nos enseña, prevenir es mejor que curar, así que FAMIFARMA te trae, además de remedios contra la gripe, ideas inteligentes de cómo evitarla.

Algunos consejos para prevenir la gripe

Una buena alimentación es la clave para estar saludables. Este es uno de los mejores remedios no solo es contra la gripe, sino contra cualquier enfermedad. Es de vital importancia que incorpores a tu dieta alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos o la guayaba. Como en el caso de las vitaminas es mejor sobrar que faltar, también puedes suplementarla en comprimidos.
La higiene personal es más importante que nunca si hay un brote de gripe. Evita compartir platos, cucharas, vasos, cepillos dentales o ropa con alguien que esté enfermo. Si el de la gripe está en casa, pues cambia a menudo su ropa de cama.
Protégete de los cambios bruscos de temperatura, sobre todo si eres alérgico o asmático. Y hablando de medio ambiente, evita ir a los hospitales: en ellos la probabilidad de encontrar una persona enferma de gripe es muy alta. Si no queda más remedio, asegúrate de asearte bien cuando vuelvas a casa. Algo similar sucede con los lugares muy concurridos y con poca ventilación, como el transporte público.
Amén de otros efectos nocivos, se conoce que las bebidas alcohólicas y los cigarrillos disminuyen las defensas del organismo. Si no puedes eliminarlos, por lo menos reduce su consumo.         

Por supuesto, estas medidas no garantizan al 100% que no te enfermes. Pero al menos tendrás las posibilidades de tu parte, y aun si tienes gripe, esta será más leve.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Sus primeras palabras



¿Qué sonido es ese? Cuando escuchas por primera vez el balbuceo de tu pequeño, te mueres de ganas porque diga su primera palabra enseguida.

Los niños aprender a hablar por imitación. Algunos con solo 6 meses ya están balbuceando, otros demoran un poco más. Pero siempre terminan por romper a hablar, y después no hay quien les detenga.

De balbucear a hablar

Al ver a las personas que les rodean emitir sonidos, su cerebro empieza trabajar en desarrollar esa habilidad. En un principio solo repiten lo que escuchan, sobre todo palabras con sonidos fonéticos sencillos. Por eso, lo más común es que su vocabulario empiece por Ma-ma o Pa-pa.

Claro está que aunque nuestro pequeño comience a emitir sonidos, a decir palabras completas y de alguna complejidad eso no significa que comprenda lo que dice ni el significado de la palabra.

Como regla, los bebés comienzan a hablar entre los 10 meses y el año. Es entonces donde llega el momento de comenzar a enseñarles poco a poco a asociar palabras con conceptos. Para ello se les va mostrando objetos y se les repite con paciencia su nombre, de manera que el bebé grabe primero los sustantivos. En la medida que va creciendo, se le van incorporando verbos que indican acciones sencillas.

Al principio las sílabas serán entrecortadas, cambiarán letras, suplantarán sonidos. Todo esto es normal, es parte del proceso de aprendizaje y del manejo de la lengua. Como todas las actividades humanas, mejorará con la práctica. Habla con él, léele cuentos y juega mucho, para que se entusiasme a aprender a comunicarse.

El niño debe comenzar a hablar antes de los 13 meses. Si demora un poco más, no hay que preocuparse, pero no está de más llevarlo al pediatra para descartar una posible afectación auditiva o de otro tipo.

Una sencilla prueba casera puede hacerse a partir del séptimo mes de vida, cuando el bebé ya se sienta por largos períodos de tiempo y voltea la cabeza. Acércate por detrás y da una palmada a su derecha: si el niño escuchó el sonido sin dificultad, volteará hacia ese lado. Deja pasar un ratito y repite la operación por la izquierda. Si el resultado es también positivo, no debe haber ningún problema de audición

jueves, 10 de marzo de 2016

¿Cómo eliminar los callos?

Tener callosidades en los pies puede ser en verdad molesto. Son el resultado de someternos a la fricción y la presión, lo que provoca que la piel se vuelva dura, gruesa y con tonalidades amarillentas.
Aparte del aspecto estético, caminar con callos es una lata y a veces hasta doloroso. Más aún si usas zapatos cerrados, donde la fricción es mayor. Pero que esto no te detenga: tener callos en los pies no es el fin del mundo, solo tienes que saber como eliminarlos.

Consejos para eliminar los callos

Cuando la piel se pone de esta forma, lo más aconsejable y definitivo es acudir al podólogo regularmente. A él puedes encomendar el cuidado de tus pies, porque el procedimiento más efectivo para eliminar los callos es rasparlos con un bisturí. No hagas muecas, no es tan doloroso como suena.
Después que te sometas a este tratamiento, tu piel quedará como nueva. Sin embargo, si las causas que provocan la salida del callo aún están allí, volverán a salir. Lo más probable es que el especialista te recomiende que uses plantillas o uses otro tipo de calzado para solucionar el problema.
Pero si eres de los que le da pavor ir al médico, existen varios remedios “de la abuela” que puedes emplear:
·       Frota suavemente tus callos con una piedra pómez, luego de sumergir los pies en agua tibia para que se ablanden. También puedes emplear rayadores que se venden en las farmacias.
·       El jugo de algunas plantas ayuda a eliminar los callos. La ortiga es una de las más efectivas. Machácala para sacarle el zumo y échalo en tus pies varias veces al día.
·       También el ajo puede resultarte útil. Antes de dormir, aplasta un diente y mézclalo con aceite de oliva, unta la mezcla sobre el callo y tápalo con una curita o esparadrapo. Deja que el ungüento actué durante toda la noche y ya verás.

Eso sí: si notas la sensación de que caminas sobre clavos y te aparece un callo muy doloroso en la planta del pie, acude al médico sin demoras, porque puedes tener una verruga plantar.

miércoles, 2 de marzo de 2016

¿Cuándo empieza a andar un bebé?

Antes de dar sus primeros pasos, los bebés pasan alrededor de 10 meses preparándose para ese momento en el que todos, al verlos hacer el intento de caminar, nos quedamos asustamos pero nos alegramos por igual. Motivos para esto hay varios: temor a una caída, asombro porque nos parece muy pequeño para tal proeza, orgullo por sus éxitos...
Lo que sí es seguro: a partir de ese momento tendrás que tenerlo más vigilado. Los niños, en su afán por conocer y explorar esa nueva habilidad, son capaces de provocar más de un susto y algún que otro accidente.

Sus primeros pasos

Todo comienza cuando el bebé cambia la posición de estar acostado a estar sentado. Ese es el inicio de lo que está por venir. Ya sus músculos y articulaciones comienzan a fortalecerse y le permiten mayor cantidad de movimientos y libertad.
Comienzan a gatear entre los 5 y los 6 meses, pues su curiosidad es insaciable. A los doce meses la mayoría de los pequeñines caminan, principalmente ayudados por un mayor o sosteniéndose de los muebles. Tardarán unos 2 meses más en hacerlo solos.
Al principio los peques caminan con sus piernitas separadas y los pies apuntando hacia afuera, pues aún carecen del equilibrio necesario. También tienden a abrir los bracitos como pequeños malabaristas, con el mismo fin.
Ten en cuenta que un porciento muy reducido, cerca del 3 %, comienza a caminar antes de los 9 meses y solo un 60 % se atreven a andar sin ayuda al año. Suele suceder que algunos niños llegados el año aún siguen gateando. No te preocupes: en los próximos 6 meses ya comenzarán a caminar.

Pasados los dos primeros años ya son capaces de andar solos, aunque aún puedan tropezar con algunos obstáculos y caer. Es perfectamente normal y parte de su aprendizaje. Eso sí, no hay nada comparable como ese primer gran paso. Así que a disfrutarlo.

martes, 23 de febrero de 2016

Las enfermedades más comunes de los recién nacidos

A pesar de ser comunes y que todos los pequeños las sufren, las enfermedades más comunes de los recién nacidos siempre inquietan a toda la familia.

Prevenirlas es casi imposible, pues de una manera u otra contraerán alguna de ellas durante el primer mes de vida. Estar  preparados para tratar sus síntomas es la mejor manera para evitarles molestias a nuestros pequeños.

Conocerlas es prevenirlas

La más común de las enfermedades del primer mes es la otitis o infección de oído. Muy frecuente en los pequeños, provoca  dolor intenso, llanto y falta de sueño. Suele ser provocada por infecciones bacterianas oportunistas, que aprovechan que el sistema inmune del niño no está desarrollado completamente para hospedarse. También aparece si le entra agua en el oído al niño.
Por lo general se resuelven por sí solas, aunque si persiste debe acudirse al pediatra, que valorará el uso de antibióticos si es necesario.

La diarrea es otra enfermedad común, producida por sobrealimentación o porque el pequeño se está adaptando aun a la leche materna. En algunos casos pudiera estar acompañada de dolores. Acá no hay mucho que hacer, sino dejar que el sistema digestivo del niño se acostumbre. Si persiste o son muy abundantes, pues de nuevo al pediatra: vale más prevenir que enfrentarse a una peligrosa deshidratación.
El estreñimiento es todo lo contrario al caso anterior.  Por lo general, los bebés sufren más de estreñimiento que de diarreas. Si sus heces son escasas, secas y duras y el niño se muestra lloroso e intranquilo, podría necesitar algún supositorio o aceite mineral.

La gripe es también muy común y aparecerá acompañada de los síntomas que también reconocemos en un adulto: congestión nasal, fiebre, estornudos y tos. Es importante prevenir que el bebé la adquiera: evite el contacto con personas infectadas y no lleve al niño durante su primer mes a lugares poco ventilados y abarrotados. Si de todas formas se contagia, necesitará medicamentos, pero solo utilice fórmulas pediátricas recetadas por su doctor.

domingo, 21 de febrero de 2016

¿Cómo protegerse del sol? Algunos consejos para este verano

Los meses invernales empiezan a quedar atrás y el verano se acerca. Y con él, los días soleados. Seguramente ya has pensado en broncearte y sacarle el máximo partido al sol.
Sin embargo, ¡cuidado! Disfruta del astro rey, pero sin olvidar que es imprescindible que cuides tu piel. Las insolaciones pueden provocar dolorosas quemaduras, dolor de cabeza y, a largo plazo, cáncer de piel.
Así que te traemos varios consejos para que te protejas correctamente del sol, y tengas una temporada estival plena y saludable.

Recomendaciones para protegerte de los rayos solares

Muchas personas piensan que deben cuidarse del sol solamente cuando van a la playa o a la piscina. Esto es un error, porque en verano sus rayos no perdonan y es igual si estas bañándote en el mar, paseando por el bosque o de camino al supermercado.
Así que usa gafas de sol, gorras, sombreros y sombrillas para bloquear la luz solar. Son muy efectivos para protegerte el rostro, pero también evitan que el pelo se te reseque y se vuelva mustio (no las gafas, por supuesto). En las tiendas hay muchos modelos para elegir, así que puedes seleccionar accesorios que vayan con tu estilo personal.
La ropa es también un medio eficaz para evitar las quemaduras solares. Puedes emplear, por ejemplo, blusas de mangas largas de tejido fino y aireado, y colores claros. Así estarás protegida, sin ahogarte de calor.
Invierte también en protectores solares y úsalos generosamente durante el verano sobre la piel que expondrás al sol. Hay muchos factores de bloqueo, pero el fin de todos ellos es crear una capa protectora que absorba la mayoría de las radiaciones ultravioletas nocivas.
No obstante, es importante que de cuando en vez tomes sol sin bloqueador cuando la radiación no es muy alta, pues esto estimula la formación de la importante vitamina D. Las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde son ideales para este fin.

Aprovecha nuestros sencillos consejos, protégete del sol y tu verano lo tendrá todo para ser perfecto.