jueves, 25 de agosto de 2016

Vómitos durante el embarazo: cuándo debo preocuparme

Vómitos durante el embarazo

Entre los malestares del embarazo, las náuseas se llevan el premio de las más frecuentes y molestas. Algunas veces, sobre todo al inicio, estas son habituales y es necesario estar comiendo y tomando líquido en exceso para compensar los nutrientes que se pierden en los vómitos

Sin embargo, existe un límite. Un exceso de vómitos durante el embarazo puede convertirse en algo peligroso y que requiera atención médico urgente. Hay que preocuparse cuando la futura mamá sea incapaz de retener cualquier cosa en el estómago durante más de 12 horas, porque corre el riesgo de deshidratarse. También es importante atender al orine, pues si estos tienen un olor fuerte o color oscuro intenso también puede ser otro síntoma de deshidratación.

El exceso de náuseas se denomina hiperémesis gravidarum y, aunque es bastante raro, cerca del 1% de las mujeres encintas lo padecen. No se trata de algo peligroso, siempre y cuando se atienda con el tiempo necesario.

No se trata de preocuparse, si no de ocuparse

Ante un caso de vómitos excesivos la solución es acudir inmediatamente a tu doctor. Si aún estás en los primeros momentos del embarazo y no tienes un médico propio, lo recomendable es acudir cuanto antes a urgencias. Lo que hay que evitar a toda costa es que la embarazada continúe perdiendo líquido, pues esto puede traer graves consecuencias tanto a la madre como al bebé.

El tratamiento habitual de la hiperémesis gravidarum supone, en un primer momento, la administración inmediata de nutrientes intravenosos. Después se hará un estudio para saber si el causante de las náuseas es alguna enfermedad no descubierta. Una vez hidratada, es muy probable que con los medicamentos contra las náuseas recetadas por el médico la embarazada no tenga más problemas en lo que queda de gestación.

Si se trata a tiempo, los vómitos no tienen por qué ser más que una sencilla molestia. Dale a tu hijo y a ti la calidad de vida que se merecen.

jueves, 28 de julio de 2016

Protege a tu bebé de los cambios de temperatura

La llegada de un bebé a la familia es motivo de júbilo y felicidad. Mama, papa, abuelos, hermanos, todos están pendientes de que el nuevo miembro goce de una perfecta salud.

A veces no son las bacterias, sino las variaciones del clima las que más afectan al bebé. Los pequeñines son extremadamente vulnerables a los cambios de temperatura pues su sistema de regulación térmica todavía no ha alcanzado madurez. Los peligros aumentan si tienes un casa un bebe recién nacido.

Por eso, cualquier previsión es poca para mantener la salud del nuevo miembro de la familia.

Algunos consejos


Los piececitos del niño son las primeras víctimas del cambio de temperatura. En cuanto el tiempo comienza a cambiar, los pies se enfrían rápidamente. Por eso, no está de más que siempre tangas a mano un par de medias para proteger a tu bebé.

Cambiar al niño de ropa puede ser un momento peligroso si no se toman algunas medidas. Antes de vestirlo, debes colocar las prendas ante una fuente que irradie calor. Así, el cambio de temperatura no será traumático para él.

Todo en exceso es malo. Muchas madres temen al frío, sobre todo cuando él bebé sale al exterior por lo que tienden a abrigarlo, incluso cuando las temperaturas son altas. Así, cuando el pequeño vuelve a casa se encuentra con otro estado climático que puede acarrearle un molesto resfriado.

Proteger a tu bebe de los cambios de temperatura es una tarea que comienza ahora, pero debe continuar a medida que crece el niño. Y cada vez será más importante la ayuda del pediatra que te alertará sobre la respuesta del organismo del niño frente a las variaciones del clima. Así, cuando se acerque un cambio brusco del tiempo puedes estar preparada.

Debes mantener la alerta no solo cuando se avecinen los meses invernales. También tienes que protegerlo de los rayos directos del sol o de espacios fuertemente climatizados.

No corras ningún riesgo. En caso de fiebre o hipotermia, no dudes en acudir al médico.

jueves, 7 de julio de 2016

Fumar durante el embarazo: verdades y mentiras

Aunque nadie duda de los efectos negativos de fumar durante el embarazo, también existen opiniones exageradas que culpan al cigarro de complicaciones que bien pueden deberse a otros factores.

En este artículo te mostramos algunas verdades y mentiras al respecto.

El bebé nace con bajo peso

Mentira. Un bebé es considerado bajo peso cuando tiene menos de 5 libras al nacer. Los estudios indican que el peso medio de los recién nacidos con madre fumadora, es de 7.1 libras. Esto se considera dentro de los límites normales.

Lo que sí es cierto es que los bebés de madres no fumadoras suelen pesar ligeramente más. Como promedio, pesan alrededor de 7.5 libras.

Fumar durante el embarazo acorta su duración

Mentira. No existe una relación entre fumar durante el embarazo y la fecha del parto. De hecho, en algunos estudios las madres fumadoras tienen embarazos más largos que las no fumadoras.

Eso no significa que el cigarro sea bueno para el embarazo, sino que no tiene influencia de ningún tipo sobre su duración.

El cigarro daña al bebé

Verdad. Si una mujer embarazada se fuma un cigarro, le produce al feto un aumento de la frecuencia cardiaca de 130 a 180 latidos por minuto.

Además, puede provocar síndrome de abstinencia al recién nacido, ya que después del parto deja de recibir nicotina.

Los síntomas habituales son: irritabilidad, temblores y dificultad para dormir. Eso sin contar el riesgo de que problemas respiratorios, enfermedades cardiovasculares y retraso mental.

El cigarro puede causar la muerte súbita del feto

Verdad. Las toxinas del cigarro inundan el torrente sanguíneo de la madre y llegan al feto a través de la placenta. Esto puede provocarle una intoxicación.

Además, la falta de oxígeno en sangre aumenta la probabilidad de que sufra hipoxia o de que su sistema respiratorio no se desarrolle correctamente. Así que fumar durante el embarazo sí puede causar la muerte del bebé.

miércoles, 22 de junio de 2016

Primeros auxilios: alivia una quemadura doméstica.

¿Quién no ha sufrido una quemadura doméstica? Pero, ¿siempre sabemos cómo reaccionar en estos casos? ¿Estamos preparados para ofrecer los primeros auxilios?

La quemadura es una lesión en la piel debido al calor, al frío, la electricidad, la exposición al sol o productos químicos.

Muchos de los accidentes se producen en los hogares y desgraciadamente, los niños y los ancianos son los más vulnerables. Una plancha, la cocina, conectores eléctricos o productos químicos se convierten en enemigos potenciales. Por ello debemos estar preparados para dar primeros auxilios al quemado.

quemadura doméstica


Las quemaduras pueden ser de diferentes grados

El cuerpo humano resiste temperaturas de hasta 40 grados Celsius. Por encima de estos, la estructura de la piel comienza a sufrir daños. Lo primero que debemos saber reconocer es la envergadura de una quemadura para actuar en consecuencia.

Las quemaduras llamadas de primer grado son leves, e independientemente de lo que las haya provocado, solamente percibimos la piel enrojecida. ¿Qué debemos hacer en ese caso? Pues lavar con agua fría y jabón la zona afectada, y posteriormente colocar compresas frías. Con este método logramos que en poco tiempo la zona lastimada vuelva a la normalidad.

Las quemaduras de segundo grado son más severas y las reconocemos por la aparición de ampollas. Estas quemaduras son muy dolorosas. En estos casos debemos obrar con mayor cuidado y prontitud de acuerdo a la zona lastimada y a su tamaño. Como primer paso, para darle el correcto auxilio, se puede lavar la quemadura con agua hervida fría y jabón. Si tiene ampollas no reventarlas. Si el tamaño de la zona quemada es mayor que la palma de una mano, debe irse al médico.

Si la quemadura es de mayor envergadura, considerada de tercer grado por su profundidad y localización, se debe lavar con agua fría hervida, cubrir con gasa y solicitar inmediatamente ayuda especializada.

Por supuesto, lo ideal es evitar a toda costa este tipo de lesiones. La piel dañada es una puerta abierta a todo tipo de infecciones, además del dolor que causan las quemaduras. Por eso, verifique que su hogar esté libre de cualquier elemento que pueda ocasionarlas.

martes, 31 de mayo de 2016

Beneficios del aloe vera para los bebés

Una de las principales preocupaciones de los nuevos padres es qué productos utilizar con su bebé. La elección de un correcto gel, champú o crema es imprescindible para que el recién nacido esté saludable.

Uno de los productos más populares entre las madres es el aloe vera, también conocido popularmente como sábila. A continuación te comentamos acerca de sus beneficios para los bebés.

aloe vera


Una piel cuidada e hidratada

Las cremas y lociones confeccionadas con aloe vera son recomendadas para mantener una piel hidratada. El aloe vera presenta un contenido de agua del 90%, por lo que es ideal para el cuidado de la piel de un recién nacido.

Generalmente, es empleado en toallitas húmedas o pañales por sus enormes propiedades de cicatrización. En esta etapa la piel del bebé es muy sensible y tiende a irritarse con facilidad, por lo que aplicar aloe vera es una forma natural de aliviarlo. Siempre ten en cuenta que cada niño es diferente y que lo mejor es consultar a tu médico antes de tomar cualquier decisión en cuestión de medicamentos.

Ante el menor signo de irritación por su uso, lava la piel del bebé con abundante agua y desestima el producto. Recuerda que en estos casos es mejor prevenir que lamentar, así que no insistas si sospechas que puedes ser alérgico.

Beneficios del aloe vera para los bebés: ingesta de la medicina natural

El aloe vera tiene propiedades antioxidantes que lo hacen efectivo en el combate contra bacterias y microorganismos. Su consumo oral mejora la digestión, sirve como expectorante y ayuda a mantener una flora intestinal sana. Su ingesta no debe ser excesiva, pero es recomendada por los especialistas como una medicina natural con bajo riesgo de alergias. Normalmente, hay productos como jarabes pediátricos que lo contienen.

Dentro de sus muchos usos se encuentra el mantenimiento de la higiene bucal. Por su capacidad de controlar las baterías, los beneficios del aloe vera para los bebés son enormes en este plano. Su uso garantiza la limpieza de los dientes y disminuye las bacterias.

Eso si, como siempre, te recomendamos primero consultar con tu médico antes de usar cualquier producto en tu bebé.

martes, 19 de abril de 2016

Cuidado de las cejas

Cuidado de las cejas

Las cejas, sobre todo en las mujeres, adquieren una doble importancia. Están colocadas en nuestro cuerpo para proteger a los ojos del sudor, de la lluvia, del aire, del polvo, etc., pero, como muchas otras zonas de la anatomía humana, se han asociado con el tiempo a cuestiones estéticas.

Las mujeres solemos cuidar meticulosamente la zona de los ojos, ya sea depilándoselas con regularidad o sacándose los pequeños pelitos de más con pinzas especializadas. Tener unas cejas bonitas se ha vuelto uno los requisitos para decir que un rostro es hermoso.

Acá te traemos algunos consejos para garantizar que tus cejas estén bien cuidadas y tu rostro brille con ellas. Son bastante sencillos y fáciles de llevar a la práctica, así que toma nota.

Embellecer tu rostro

La primera recomendación es muy simple: nunca depiles tus cejas completamente. Algunas mujeres deciden eliminar sus cejas y señalarlas con lápiz de ojos o tatuarlas. Esto es sencillamente un gran error, pues las cejas son necesarias para proteger nuestros ojos y no están en la cara como un mero elemento decorativo.

Es necesario que te percates que sin las cejas todo el sudor de la frente corre directamente hacia la zona ocular. Las cejas acumulan y desvían la transpiración, que al estar cargada de sales y productos de desecho (sin contar con el polvo y las bacterias que se acumula en el rostro) puede causar mucho más que ardor, contando con conjuntivitis e infecciones.

Lo que sí puedes hacer es darle forma a tus cejas teniendo en cuenta un patrón de estilo y la forma de tu cara. Para ello lo más recomendable es moldear los bordes interiores colocando una pequeña brocha entre esta y la nariz, que impida que te pases de la línea.

Es muy importante usar productos de belleza que hayan sido farmacológicamente probados como inocuos y que sean de buena calidad. Las cremas humectantes y en general los mismos productos que usas para el cabello son especialmente recomendables.

Puedes también preparar algunas soluciones caseras, o mejorar alguna crema comprada. Para mantener la belleza de tus cejas es recomendable el aceite de oliva, o la mezcla del aceite de ricino y el ácido gálico.

domingo, 27 de marzo de 2016

¿Cómo prevenir la gripe?

Aunque puede aparecer en casos aislados, lo usual es que la gripe venga por estaciones y durante el año aparezcan tres o cuatro brotes importantes. De naturaleza generalmente viral, tiene una tasa de contagio muy alta, normalmente a través del aire.
Luego que el mal está hecho, no queda otro remedio que guardar cama y medicarnos contra los síntomas hasta que la gripe pase, y aislarnos de los demás para no transmitir la enfermedad.
Como la medicina asiática nos enseña, prevenir es mejor que curar, así que FAMIFARMA te trae, además de remedios contra la gripe, ideas inteligentes de cómo evitarla.

Algunos consejos para prevenir la gripe

Una buena alimentación es la clave para estar saludables. Este es uno de los mejores remedios no solo es contra la gripe, sino contra cualquier enfermedad. Es de vital importancia que incorpores a tu dieta alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos o la guayaba. Como en el caso de las vitaminas es mejor sobrar que faltar, también puedes suplementarla en comprimidos.
La higiene personal es más importante que nunca si hay un brote de gripe. Evita compartir platos, cucharas, vasos, cepillos dentales o ropa con alguien que esté enfermo. Si el de la gripe está en casa, pues cambia a menudo su ropa de cama.
Protégete de los cambios bruscos de temperatura, sobre todo si eres alérgico o asmático. Y hablando de medio ambiente, evita ir a los hospitales: en ellos la probabilidad de encontrar una persona enferma de gripe es muy alta. Si no queda más remedio, asegúrate de asearte bien cuando vuelvas a casa. Algo similar sucede con los lugares muy concurridos y con poca ventilación, como el transporte público.
Amén de otros efectos nocivos, se conoce que las bebidas alcohólicas y los cigarrillos disminuyen las defensas del organismo. Si no puedes eliminarlos, por lo menos reduce su consumo.         

Por supuesto, estas medidas no garantizan al 100% que no te enfermes. Pero al menos tendrás las posibilidades de tu parte, y aun si tienes gripe, esta será más leve.